En la vida es casi inevitable ser herido, algunas veces por error y otras con toda premeditación, pero el dolor es una oportunidad, (aunque no lo creas),  para ser mejor y poder ayudar a otros que después pasen por situaciones adversas.

En una ocasión me sentía tan dolida por algunas circunstancias a mi alrededor, que pregunte dentro de mí a Dios ¿Por qué a mí Dios? ¿Qué quieres de mí? ¿Qué deseas que aprenda? Poco después de ese pensamiento leí un artículo en el cual se mencionaban frases de un famoso escritor, la frase decía:

Las dificultades preparan a menudo a una persona normal para un destino extraordinario.

C.S. Lewis

Esa frase me despertó la idea, de que mi circunstancia tenía un propósito especial, y fue entonces que me sentí como;  que Dios me había elegido para aprender algo de su mismo corazón, que  quizás nadie excepto yo  podría aprender, a no ser por el dolor por el que estaba pasando. Comprendí que Dios mismo me había elegido para ser enseñada y fue entonces que el dolor fue tolerable, y dentro de mi corazón algo pareció liberarse. Dentro de su palabra surgió la respuesta, con una hermosa y bondadosa paciencia, Dios comenzó a enseñarme que:

 TODAS las cosas ayudan para bien a los que aman a Dios.

Fue entonces que comencé a experimentar la presencia de Dios más palpable que nunca. El consuelo de Dios a mi alma, su ternura;  no la había experimentado,  como en esos años de turbulencia. Ese entendimiento de ser algo especial para Dios y ser elegida por el para atravesar esa circunstancia me hacia  sentir que era más que feliz a pesar de estar pasando por ese tiempo, ya que experimentaba el consuelo directamente de Dios y eso era mejor que cualquier cosa.

Mi experiencia a través de esas etapas de adversidad me han enseñado algunas hermosas cosas y quisiera compartirlas con los siguientes consejos.

Consejos para manejar el dolor

  1. – Habla con Dios de lo que ha sucedido y sé honesta totalmente con él. Él se compadece de nuestras debilidades. Él sabe perfectamente por qué están sucediendo las cosas.

2.- Busca consejería espiritual, platica lo que te esta sucediendo a alguna persona madura espiritualmente.

3.- Si no asistes a ninguna iglesia, procura acercarte a una con buena doctrina, donde te enseñen a crecer y depender de Dios y su palabra

4.- Si sufres de abuso de algún tipo; en las iglesias existen especialistas que asesoran en estas áreas también ( en otro artículo estaremos hablando sobre, como superar el abuso sexual y emocional)

Palabras de Dios que te ayudaran a tener esperanza en medio de esa situación adversa por la que estas transitando.

  1. Josúe 1:9 Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas
  2. Isaías 49:15 ¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti.
  3. Hebreos 4:15. Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.
  4. Salmos 9:9 Jehová será refugio del pobre, Refugio para el tiempo de angustia.
  5. Isaías 25:4 Porque fuiste fortaleza al pobre, fortaleza al menesteroso en su aflicción, refugio contra el turbión, sombra contra el calor; porque el ímpetu de los violentos es como turbión contra el muro.
  6. Salmos 27:10. Aunque mi padre y mi madre me dejaran,
    Con todo, Jehová me recogerá.

 

Espero sinceramente que esta reflexión te haya sido de utilidad, estaremos orando por ti. Si deseas mas información escribe a: unajovenconproposit@gmail.com o deja un mensaje  en facebook : https://www.facebook.com/unajovenconproposito/ y estaremos atentas a tus comentariosy/o preguntas. Dios te Bendiga

Atte. equipo de Una joven con propósito

 

 

Anuncios